Guía para inexpertos (?): Como llegar al clítoris


“Vaaaaamo dedo vamo, ponga huevo que llegaaaaaamo…” (?)

Mientras la gilada habla de Messi, analiza la lista que armó Sabella, sigue esperando que algun centro del Athletic de Bielsa (ojo, jugó contra un equipo ignoto de Turquia, de local y con un jugador más 80 minutos eh) sea gol y hasta se da el lujo de apostar cuantos días le quedan a Luciano Pereira (?), nosotros vamos un paso adelante y tratamos los temas que darán que hablar el día de mañana. Por eso sin más preambulos damos inicio al tema que traerá cola (si entrega, claro está): El clitorís.

“No Michel, esa es la chota boludo…”

Porque no me como el chamuyo (?) del Punto G y soy consciente que la que manda en ese pabellón llamado concha es el Clitorís le dedico este breve post que ustedes sabrán ampliar en conceptos en los viejos y queridos comentarios.

“La pija suele salir así de enojada cuando la víctima no anticipa que le vino y no con soda” (?)

Partamos de una base qué, se sabe que está en los alrededores de la concha y a un par de cuadras del ombligo. Si bien quien les escribe no es asiduo a visitar esos pagos (algo así como Silvera que solo baja a marcar en los corners si la situación lo amerita) siempre tuvo la intriga desde chico sobre que bondi lo dejaba en la puerta del espacio femenino más placentero.

“Vamos con un dedo que dos no pueden colar juntos!!!”

Como toda duda (incluída la podonga) algun dia se despeja. Fue asi que un día preguntando en las diferentes partes del cuerpo humano femenino mientras lo recorría con mis manos ví la luz en las cercanías de la vajina (mucho antes del caquero/escarapela de carne) y en ella un cartel que decía “próxima estación: Clitorís”.

Conviene ir preparado ya que la zona puede estar inundada por exceso de placer.

Dicho arribo histórico para mis aconteceres sexuales solo lo compararía con la llegada del hombre a la luna haciendo obviamente los dedos o la lengua las veces de Neil Armstrong.

En el camino desde la cajeta suelen arrojarnos distintos liquidos que debemos evitar.

Los que dicen que saben cuentan que el clitorís está unido a los labios menores y recubierto parcialmente por éstos generando aun más confusión sobre donde para la debilidad de las cachorritas.

“¿Eh…Amigu, vas hasta el clitorís?…No, entonce´ anda a la concha de tu madre gato…”

De hecho, agregan que habitualmente son sólo visibles el capuchón, el glande del clítoris y afirman que en él se concentran los nervios que producen placer sexual en la mujer algo ya explicado anteriormente pero con otras palabras.

La amiguita suele tener olor similar al de la foto
Para cerrar agregamos que Gabriele Falloppio (descubridor de las trompas de Falopio, actualmente denominadas tubas uterinas), es quien se adjudicó ser el primero en descubrir el clítoris. Para vos Einstein que descubrís giladas nomás, aprende logi.